La autoestima en los niños y en los adolecentes
Introducción

La autoestima es esencial para la supervivencia psicológica. Es el concepto que tenemos de nuestra valía y se basa en todos los pensamientos, sentimientos, sensaciones y experiencias que sobre nosotros mismos hemos ido recogiendo durante nuestra vida; creemos que somos listos o tontos; nos sentimos antipáticos o graciosos; nos gustamos o no. Los millares de impresiones, evaluaciones y experiencias así reunidos se conjuntan en un sentimiento positivo hacia nosotros mismos o, por el contrario, en un incómodo sentimiento de no ser lo que esperábamos.

Uno de los principales factores que diferencian al ser humano de los demás animales es la consciencia de si mismo: La capacidad de establecer una identidad y darle un valor. En otras palabras, tú tienes la capacidad de definir quién eres y luego decidir si te gusta o no tu identidad. El problema de la autoestima está en la capacidad humana de juicio. El juzgarse y rechazarse a sí mismo produce un enorme dolor, dañando considerablemente las estructuras psicológicas que literalmente te mantienen vivo.

La autoestima en los niños

La guía que exponemos a continuación va dirigida a los niños de 6 a 12 años y su objetivo principal estaría en lograr poder personal y una autoestima positiva. Creemos que el poder personal y la autoestima positiva son habilidades que pueden ser aprendidas. A pesar de que nuestro escrito es un diálogo directo con los niños, los padres podrán usarlo como herramienta para transmitirles el tema de la autoestima,

Qué significa defenderte solo?

  • Significa ser sincero contigo mismo
  • Hablar por tí mismo, cuando ésta sea la medida adecuada
  • Siempre tienes alguien de tu lado (tú mismo)

Qué necesitas para defenderte solo?

  • Poder personal
  • Autoestima positiva

Una parte importante del poder personal es llegar a conocerte a ti mismo. Tú no puedes defenderte, si no sabes quién eres. Tú no puedes defenderte solo, si ni siquiera te gustas a tí mismo.

Cómo obtener y usar el poder personal?

El poder personal significa tener seguridad y confianza en uno mismo. Consta de cuatro partes:

  1. Ser responsable
  2. Saber elegir
  3. Llegar a conocerte a tí mismo
  4. Adquirir y utilizar el poder en tus relaciones y en tu vida.

Ser responsable

Tu eres responsable de tu conducta y tus sentimientos.

Algunas veces las demás personas hacen o dicen cosas que no nos gustan. Quizás nos enfadamos o nos sentimos frustrados. Nosotros somos responsables únicamente de nuestra propia conducta. Los adultos pueden usar más y mejores palabras que los niños, pero lo que están diciendo es exactamente lo mismo   " no soy responsable! ". Tú bién sabes que eso no es verdad, así que la próxima vez que un adulto diga " tú me obligaste a hacerlo! ", tú puedes decirte a tí mismo, " yo no obligué a esa persona a hacer nada; yo solamente soy responsable de mi propia conducta ". Esta és una manera de defenderte solo.

Ser responsable te ayuda a sentirte seguro y con confianza dentro de ti. Te da una sensación de poder personal. Ser responsable no es lo mismo que ser perfecto. Nadie es perfecto!.

Nadie te puede hacer feliz o infeliz, nervioso o enojado, aburrido o curioso. Tú eres responsable de tus propios sentimientos. Podemos decidir por nosotros mismos cómo queremos sentirnos.

Saber elegir

Debido a que tú eres responsable de tu conducta y de tus sentimientos, tú puedes elegirlos. Tu puedes escoger lo enojado, frustrado o triste que te quieres sentir. Tú puedes también elegir cambiar tus sentimientos.

Una parte importante del aprender a elegir es aprender a hacerlo correctamente. Esto comienza al decidir lo que esperamos que suceda como resultado de nuestra elección, y de si nuestras espectativas son realistas. Vivimos en una cultura que dá gran valor al éxito, pero esto no tiene nada que ver con el valor personal, es decir desenvolvernos personalmente lo mejor posible en las actividades que creemos que son importantes y estar a gusto con nosotros mismos aún cuando nuestra idea de "lo mejor" no sea precisamente lo mejor.

Llegar a conocerte a ti mismo

Si te esfuerzas demasiado en complacer a otras personas, es difícil que llegues a conocerte a ti mismo. Una buena manera de llegar a conocerte a ti mismo es nombrar y reconocer tus sentimientos, tus sueños futuros y tus necesidades.

Los sentimientos tienen sus propios nombres especiales. Llamar a los sentimientos por su nombre correcto aumenta tu poder personal. La mayoría de los sentimientos pueden ser agrupados en ocho tipos básicos. Cada tipo incluye un sentimiento de baja y de alta intensidad.

De baja intensidad

De alta intensidad

  • Interesado
  • Alegre
  • Sorprendido
  • Apenado
  • Temeroso
  • Enojado
  • Avergonzado
  • Desdeñoso
  • Emocionado
  • Contento
  • Asustado
  • Angustiado
  • Aterrorizado
  • Furioso
  • Humillado
  • Disgustado

Algunas veces puede resultar difícil diferenciar los sentimientos: eso se debe a que puedes experimentar más de un sentimiento a la vez. Los sentimientos no son equivocados o adecuados, buenos o malos; simplemente son.

Tus sueños futuros son tus metas personales. Estas le dan una dirección a tu vida, un propósito y un significado. Los sueños futuros cambian. Conforme las cosas a tu alrededor cambian  (según como cambia tu interior) tendrás que ir decidiendo lo que quieres ser y hacer.

Las necesidades no son ni adecuadas ni equivocadas, ni buenas ni malas; simplemente son. Existen siete necesidades básicas que toda la gente comparte.

  1. La necesidad de relacionarse con otras personas
  2. La necesidad de acariciar y abrazar
  3. La necesidad de pertenecer y de sentirse "uno" con los otros
  4. La necesidad de ser diferente y aparte
  5. La necesidad de sentirse digno, valorado y admirado
  6. La necesidad de hacer algo por otros
  7. La necesidad del poder en nuestra relaciones y en nuestras vidas.

Es importante que uses todos tus sentimientos, tus sueños futuros y tus necesidades; no los cuestiones ni los juzgues, simplemente experiméntalos, nómbralos y acéptalos. Ellos te pertenecen.

Existe una forma muy simple para reclamar tus sentimientos, tus sueños futuros y tus necesidades, se llama "discute las cosas contigo mismo".

Algunas veces los sentimientos son demasiado difíciles de manejar, especialmente aquellos que no son buenos. Nos sentimos muy turbados o temerosos y muy avergonzados o enojados de que el sentimiento se apodere de nosotros. En situaciones como esta, necesitamos una manera de escapar de nuestro sentimiento. Aquí te damos cuatro frandes escapatorias que puedes poner en práctica:

  1. Encuentra algo de que reirte
  2. Enfoca tu atención hacia otra cosa que no sea ese sentimiento
  3. Medita
  4. Sueña despierto

Algunas veces la mejor manera de escapar de algo, es mirar hacia atras y enfrentarlo!. Este sueño que tienes despierto te ayuda a enfrentarte al "monstruo" de tu intenso sentimiento.

Adquirir y utilizar el poder en tus relaciones y en tu vida

Existen dos clases de poder que tú debes conocer: el poder del papel que juegas y el poder personal. Estas son las diferencias:

  • El poder del papel que desempeñas es algo que tú obtienes "porque sí". El poder personal es algo que obtienes porque tú lo quieres y trabajas para lograrlo.
  • El poder del papel que desempeñas depende de que tengas alguien sobre quién ejercer ese poder. El poder personal depende solamente de tí.
  • Solamente algunas personas pueden tener poder únicamente por su papel. Pero cualquiera puede tener valor personal aunque mucha gente tenga poder de mando sobre ti.

Acepta que algunas personas tienen autoridad sobre ti. Utiliza tu energía para desarrollar tu poder personal. Esta es la manera de luchar por ti mismo.

Cuando nos importa lo que otra persona piense de nosotros, le damos a esa persona poder sobre nosotros. ¿Cómo podrás saber si te están tratando con respeto? Presta atención a tu sentimientos. Si el estar con ellos y aprender de ellos te agrada y te sientes bien en tu interior, entonces hazlo.

Aún cuando eres "solamente un niño", ¡¡ Tú eres una persona con poder !! Solamente piensa en las cosas que puedes hacer.

  • Puedes ser responsable de tu conducta y de tus sentimientos
  • Tú puedes hacer elecciones acerca de tu conducta y de tus sentimientos
  • Tú puedes nombrar y reclamar tus sentimientos
  • Tú puedes nombrar y reclamar tus sueños futuros
  • Tú puedes nombrar y luchar por tus necesidades
  • Tú puedes hacer una gran escapatoria cuando tus sentimientos resulten ser demasiado fuertes para manejarlos.
  • Tú puedes tener poder en tus relaciones con otras personas.

Todas estas cosas aumentan tu poder personal. Con poder personal, ¡¡ Tú estás realmente controlando tu propia vida !!.

La autoestima en los adolescentes

Una buena dosis de autoestima es uno de los recursos más valiosos de qu puede disponer un adolescente. Un adolescente con autoestima aprende más eficazmente, desarrolla relaciones mucho más gratas, está más capacitado para aprovechar las oportunidades que se le presenten, para trabajar productivamente y ser autosuficiente, posee una mayor conciencia del rumbo que sigue. Y lo que es más, si el adolescente termina esta etapa de su vida con una autoestima fuerte y bien desarrollada podrá entrar en la vida adulta con buena parte de los cimientos necesarios para llevar una existencia productiva y satisfactoria.

Un adolescente con autoestima...

  • ... actuará independientemente
  • ... asumirá sus responsabilidades
  • ... afrontará nuevos retos con entusiasmo
  • ... estará orgulloso de sus logros
  • ... demostrará amplitud de emociones y sentimientos
  • ... tolerará bien la frustración
  • ... se sentirá capaz de influir en otros

La adolescencia es uno de los periodos más críticos para el desarrollo de la autoestima; es la etapa en la que la persona necesita hacerse con una firme IDENTIDAD, es decir, saberse individuo distinto a los demás, conocer sus posibilidades, su talento y sentirse valioso como persona que avanza hacia un futuro. Son los años en que el niño pasa de la dependencia a la independencia y a la confianza en sus propias fuerzas. Es una época en la que se ponen sobre el tapete no pocas cuestiones básicas; piénsese en la vocación, en los planes para ganarse la vida, en el matrimonio, en los principios básicos de la existencia, en la independencia de la familia y en la capacidad para relacionarse con el sexo opuesto. Y a estos aspectos hay que sumar todos aquellos conflictos de la niñez que no se hayan resuelto y que surjan de nuevo, conflictos que habrá que afrontar también.

En la "crisis de identidad" de la adolescencia, el joven se cuestiona automáticamente, incluyendo la opinión que de sí mismo ha adquirido en el pasado. Puede rebelarse y rechazar cualquier valoración que le ofrezca otra persona, o puede encontrarse tan confuso e inseguro de sí mismo que no haga más que pedir a los demás aprobación y consejos de todo tipo. Sea cual fuere su aproximación a su nueva identidad, el adolescente pasará inevitablemente por una reorganización crítica de su manera de apreciarse con el consiguiente cambio en su autoestima.

Cómo influye la autoestima en la vida cotidiana

La autoestima influye sobre el adolescente en:

  • cómo se siente
  • cómo piensa, aprende y crea
  • cómo se valora
  • cómo se relaciona con los demás
  • cómo se comporta

La influencia positiva de la autoestima sobre el adolescente

Los aspectos positivos que refuerzan las posibilidades del adolescente de cara a la vida adulta son:

  • Saber con claridad con qué fuerzas, recursos, intereses y objetivos se cuenta.
  • Relaciones personales efectivas y satisfactorias.
  • Claridad de objetivos.
  • Productividad personal: en casa, en el colegio y en el trabajo.

Ayudando a los adolescentes a acrecentar su autoestima se pueden inducir situaciones beneficiosas y reforzar así los recursos del adolescente para la vida adulta. Para él es una auténtica necesidad fraguar su identidad y sentirse bien consigo mismo. Si puede satisfacer tal necesidad a su debido tiempo podrá seguir adelante y estar listo para asumir la responsabilidad de satisfacer sus necesidades en la vida adulta.

Los cuatro aspectos de la autoestima

La autoestima puede desarrollarse convenientemente cuando los adolescentes experimentan positivamente cuatro aspectos o condiciones bien definidas:

  • Vinculación: resultado de la satisfacción que obtiene el adolescente al establecer vínculos que son importantes para él y que los demás también reconocen como importantes.
  • Singularidad: resultado del conocimiento y respeto que el adolescente siente por aquellas cualidades o atributos que le hacen especial o diferente, apoyado por el respeto y la aprobación que recibe de los demás por esas cualidades.
  • Poder: consecuencia de la disponibilidad de medios, de oportunidades y de capacidad en el adolescente para modificar las circunstancias de su vida de manera significativa.
  • Modelos o pautas: puntos de referencia que dotan al adolescente de los ejemplos adecuados, humanos, filosóficos y prácticos, que le sirven para establecer su escala de valores, sus objetivos, ideales y modales propios.

Pueden descubrirse problemas de vinculación si se presenta alguno de los siguientes comportamientos:

  • No puede comunicarse con facilidad, es incapaz de escuchar a los demás y comprender sus puntos de vista.
  • Es tímido, tiene pocos o ningún amigo y elude de forma activa las situaciones sociales; es poco consciente de los intereses o necesidades de los demás.
  • Habla negativamente de la familia, de su raza o grupo étnico.
  • Rara vez o nunca se ofrece para ayudar a los demás.
  • No cae bien a sus compañeros.
  • Resulta incómodo a los adultos o, por el contrario, intenta captar su atención continuamente.
  • Quiere ser siempre el centro de todo y/o constantemente intenta atraer hacia sí la atención de los demás.
  • Suele relacionarse más con cosas y animales que con gente; lleva un montón de "porquerías" en el bolsillo y las valora excesivamente.
  • Tiene dificultades para expresar su ideas y sentimientos de manera directa y para pedir lo que necesita.
  • Le molesta tocar a los demás o que le toquen.

Con un adolescente que presenta escasa vinculación debe relacionarse del siguiente modo:

  • Preste atención a su hijo cuando le necesite.
  • Demuestre afecto en lo que usted diga o haga.
  • Elógiele de manera concreta.
  • Demuéstrele su aprobación cuando se relacione bien con los demás.
  • Respete sus amistades dándole la oportunidad de que las reciba en casa y demuéstrele que usted las aprueba.
  • Comparta sus sentimientos con él, que vea cómo le afectan las cosas.
  • Comparta intereses, aficiones y algunas de sus preocupaciones con el adolescente.
  • Haga de cuando en cuando algo especial que satisfaga sus intereses o necesidades particulares.
  • Pase algún tiempo solo con él, sin que las necesidades de otros miembros de la familia le sirvan de distracción.

El adolescente con escaso sentido de singularidad se expresará de alguna de las siguientes formas:

  • Hablará negativamente de sí mismo y de sus logros.
  • Se enorgullecerá poco o nada de su apariencia.
  • Demostrará poca imaginación y rara vez propondrá ideas originales.
  • Hará cosas como se le diga, sin apenas aportar nada de su propia cosecha.
  • Se sentirá incómodo cuando se le destaque o se le pregunte en clase.
  • Buscará con frecuencia el elogio, pero cuando lo consiga se sentirá confuso y lo negará.
  • Hará alardes cuando no sea el momento.
  • Se adaptará a las ideas de otros. Sigue pero raramente guía.
  • Tenderá a clasificar a los demás de un modo simple, y es probable que sea crítico con sus características personales.

Cómo relacionarse con un adolescente que tiene problemas de singularidad.

  • Resalte y reafirme sus dotes y características especiales
  • Acepte que su hijo adolescente exprese sus propias ideas, anímele a ello, aunque sean diferentes que las que usted tenga.
  • Transmita su aceptación, inclusso cuando halla que censurar su comportamiento.
  • Descubra aspectos positivos en las ideas o en las conductas no habituales que manifieste, y alábeselos.
  • Acepte la experimentación por parte de él con distintos trabajos actividades o ideas.
  • Respete sus puntos de vista , su singularidad, intimidad y sus pertenencias.
  • Déjele llevar a cabo tareas que supongan responsabilidad, de forma que vaya adquiriendo conocimiento de sus habilidades singulares.

Cómo desarrollar la sensación de poder: problemas y soluciones

El adolescente podrá obtener una sensación de poder cuando disponga de las oportunidades, recursos y la capacidad de influir sobre su vida de una forma positiva. Cuando esta sensación esté firmemente desarrollada, se acrecentará su autoestima, pero si no dispone de oportunidades para ejercitar este poder y se le niega sistematicamente, su autoestima se verá disminuida.

El adolescente que no desarrolla una sensación firme de poder suele comportarse de alguna de las siguientes maneras:

  • Puede eludir afrontar la responsabilidades. No hará nada por su cuenta y habrá que recordarle constantemente los deberes que se le han marcado. Se echará atras en las tareas que supongan para él un reto.
  • Puede tener habilidades muy limitadas en muchas áreas, las típicas respuestas serían "no sé cómo" o "eso no sabré hacerlo nunca".
  • Puede actuar con frecuencia dando la sensación de estar desvalido y evitará hacerse cargo de los demás.
  • Puede carecer de control emocional. Una demostración continua de furia, miedo, histeria o incapacidad para enfrentarse a la frustración indica una carencia definida de control personal.
  • Puede ser excesivamente exigente o terco.
  • Puede querer siempre ser el líder, hacer las cosas a su manera. Será inflexible y se negará a discutir opciones y a compartir su autoridad.

Cómo relacionarse con el adolescente que posee una inadecuada sensación de poder

  • Estimule su responsabilidad personal.
  • Ayúdelo a ser consciente de su propio proceso de toma de decisiones.
  • Evalúe su procedimiento para resolver las situaciones problemáticas.
  • Reafirme los éxitos que obtenga.
  • Respete el grado actual de competencia del adolescente.
  • Estimule al adolescente a fijarse objetivos personales, tanto a corto como a largo plazo.
  • Reafírmele cuando influya en otros de manera positiva

Cómo desarrollar modelos en los adolescentes

Si durante su proceso de desarrollo el niño no ha tenido suficientes modelos a su disposición, los padres se verán obligados a rellenar esos huecos en la adolescencia. El anhelo natural del adolescente por tener héroes, ideales y sueños servirá de ayuda para proporcionarle un adecuado sentido de los modelos.

Problemas que pueden plantearse con los modelos

  • Suele confundirse con facilidad. Malgasta el tiempo en actividades que aparentemente no tienen ningún objeto, o se pueden obsesionar con actividades que no tienen relación con sus obligaciones más inmediatas.
  • Se organiza mal, tanto en ideas como en comportamiento. Puede ser desaliñado en su persona y en sus cosas. Suele tener su habitación hecha un desastre.
  • Confunde lo bueno y lo malo.
  • Le cuesta decidirse a hacer o decir algo.
  • Responde a las instrucciones que se le dan de modo confuso  o rebelde.
  • Se muestra inseguro en los métodos y en los objetivos que elige cuando trabaja en equipo. Solicita continuamente instrucciones y suele insistir en que solo hay una manera de hacer las cosas.

Cómo relacionarse con el adolescente que carece de modelos

  • Recuerde que usted es un modelo básico para su hijo adolescente, sea un buen ejemplo, acorde con sus creencias.
  • Presente a su hijo aquellas personas a las que usted tiene gran estima, bien mediante el contacto personal, o por medio de obras literarias.
  • Ayúdelo a entender bien aquellas cosas en las que cree. Hable con él de su escala de valores. Y si le pregunta el a usted por sus creencias, háblele honradamente.
  • Haga que se proponga objetivos de comportamiento y aprendizaje que sean realistas. Que razone los pasos que debe dar para conseguir sus objetivos. Que decida que debe aprender y en que medida debe hacerlo.
  • Que afronte las consecuencias de su comportamiento. Deje bien clara la ralación causa-efecto en lo que se refiere a su comportamiento y a las consecuencias del mismo.
  • Ayúdelo a que entienda como puede realizar su tareas. Dígale las cosas claras y demuestreselo si es necesario.
  • Haga un esfuerzo para entender las condiciones que influyen en su comportamiento. Comprender no significa aceptar permisivamente conductas destructivas. Intente llegar a decisiones comunes o a normas de comportamiento mediante el intercambio de opiniones.

Como punto final un consejo: escuche, siga atento las conversaciones con su hijo adolescente, no reacciones hasta que él no haya terminado, probablemente aprenda cosas nuevas sobre él y es problable que se dé cuenta que el adolescente se siente más valorado cuando se le escucha atentamente.

Gloria Marsellach Umbert - Psicólogo

 Bibliografía consultada:
Matthew McKay y Patrick Fanning, "Autoestima. Evaluación y mejora", Ed. Martinez Roca
Clark, Clemes y Bean, "Cómo desarrollar la autoestima en los adolescentes", Ed. Debate
Kaufman y Raphael, "La Autoestima en los niños", Ed. Iberonet
Matthew McKay, Martha Davis y Patrick Fanning, "Messages: The communication Skills book", New Harbinger 1983

http://www.ciudadfutura.com/psico/articulos/autoestima_nya.htm