La anemia por deficiencia de vitamina B12 o ácido fólico
ROBERTO PATARCA
UNIVERSIDAD DE MIAMI
La falta de la vitamina B12 o del ácido fólico causan un tipo similar de anemia. En este tipo de anemia hay una disminución en la producción de glóbulos rojos, la cual se manifiesta con fatiga y agotamiento temprano con cualquier esfuerzo. La deficiencia de vitamina B12 o de ácido fólico también tiene repercusiones a nivel del sistema nervioso con confusión, pérdida de la memoria (demencia), alucinaciones, y debilidad muscular, entre otras.

La falta de ácido fólico es común en los alcohólicos, debido principalmente a su mala alimentación; en personas que no consumen vegetales verdes como la acelga, la espinaca y el brócoli; y en aquéllas que consumen principalmente comida procesada.

La deficiencia de ácido fólico, aunque sea leve, también promueve la aterosclerosis (el bloqueo de los vasos sanguíneos que conlleva a infarto o embolia), y es por ello que muchos cardiólogos recomiendan el consumo de suplementos de ácido fólico a sus pacientes con enfermedades coronarias y de la circulación. En mujeres embarazadas, la falta de ácido fólico está asociada a malformaciones en el feto como la espina bífida y a raíz de ello los obstetras recomiendan la suplementación con vitaminas, hierro y ácido fólico.

El cuerpo tiene reservas abundantes de vitamina B12 y por tanto es más difícil tener deficiencia de esta vitamina. En la llamada anemia perniciosa, la deficiencia de vitamina B12 se debe a un ataque del cuerpo contra sí mismo a través de la formación de anticuerpos que afectan la cubierta del estómago y la producción de un factor que se requiere para la absorción de esta vitamina. Otras causas de deficiencias de vitaminas B12 incluyen los parásitos intestinales, enfermedades del páncreas, el vegetarianismo estricto (ausencia de consumo de carne, huevos o leche), cirugía donde se remueven segmentos de estómago o intestino, y enfermedades de mal absorción e inflamatorias del colon, entre otras. Los niños amamantados por madres que son vegetarianas estrictas también pueden desarrollar deficiencia de vitamina B12.

Es costumbre que los médicos repongan a la vez el ácido folico y la vitamina B12 pues el darle ácido fólico a una persona con deficiencias de éste y también de vitamina B12, puede empeorar los problemas del sistema nervioso. La vitamina B12 se suministra en inyecciones mientras que el ácido fólico puede ser suplementado en pastillas. Como siempre, la base para prevenir deficiencias de vitaminas y sus consecuencias, en la mayoría de los casos, consiste en una dieta sana y balanceada evitando, además, el consumo excesivo de bebidas alcohólicas.

Editado por Roberto Patarca Montero, M.D., Ph.D., HCLD; científico médico internista y bioanalista, catedrático de las Facultades de Medicina, Microbiología e Inmunología de las Universidades de Miami y Harvard, y director del Laboratorio de Inmunología Clínica (Universidad de Miami); editor de las revistas médicas y científicas Critical Reviews in Oncogenesis y Journal of Chronic Fatigue Syndrome y autor de varios libros sobre el tratamiento del SIDA y del síndrome de fatiga crónica.