Infecciones vaginales y su tratamiento

Las infecciones vaginales pueden ser producidas por diferentes microorganismos como la gardnerella vaginalis (bacteria), la trichomona (protozoo) o la cándida albicans (hongo). Otras causas son menos frecuentes como por ejemplo la Neisseria gonorrhoeae (gonorrea), clamidias, micoplasmas, estreptococos, Escherichia coli y estafilococos y el herpes virus.

La vagina normalmente tiene que mantener un estado de acidez, (ph 3.5 a 4.5) que da las condiciones naturales para que los microorganismos que la habitan estén en perfecto balance. Si por algún motivo el ambiente natural de la vagina cambia; el nivel normal de acidez cambia y este balance se pierde. Se producirán entonces las condiciones ideales para el crecimiento rápido y sin control de microorganismos y por ende la infección vaginal.

Este crecimiento anormal de microorganismos, produce desechos metabólicos (flujo vaginal), inflamación e irritación de las paredes de la vagina (vaginitis).

En los años reproductivos aparece una secreción vaginal normal, puede ser blanca, lechosa, acuosa o mucoide que proviene principalmente del cuello del útero (cervix), o de la descamación de las células vaginales. La cantidad y el tipo de secreción varían durante el ciclo menstrual y con la estimulación sexual.

Las causas mas frecuentes de infecciones en la mujer son:stress, debilidad general, mala nutrición, cambios hormonales (menopausia,embarazo), irritación vaginal, duchas vaginales, pastillas anticonceptivas, coito, tratamientos con antibióticos y otros medicamentos que alteran la flora normal vaginal.

La infección vaginal mas frecuente en la mujer es producida por un hongo llamado cándida albicans, la paciente va a referir secreción vaginal (flujo) de color blanco amarillento y con formación de grumos. Prurito (picazón) de la vulva con ardor y enrojecimiento de la zona. Los síntomas suelen aumentar en la semana pre-menstrual. Se presenta frecuentemente en pacientes diabéticas y en mujeres en tratamiento crónico con tetraciclinas para el acné. También en padecimientos del sistema inmunológico (de defensa del organismo).

La infección por gardnerella (bacteria) tiende a producir una secreción blanca, gris o de color amarillo turbio, con un olor fétido o a "pescado" que aumenta cuando la secreción se vuelve alcalina, como sucede después del coito o de lavarse con jabón. Puede haber prurito o irritación vulvar, pero por lo general no son muy pronunciados.

La infección por trichomonas se caracteriza por una secreción purulenta, acuosa, a veces grisácea y frecuentemente de mal olor, que comienza poco después de la menstruación. Presenta también prurito (picazón) importante.

Las duchas vaginales frecuentes o los jabones no de recomiendan a menos que sean parte del tratamiento indicado por el médico. Estos tienden a trastornar la acidez normal de la vagina y pueden provocar infección.

Si por alguna razón usted desea hacer una ducha vaginal, puede hacer una mezcla de 2 cucharadas de vinagre en una pinta de agua. Con esta ducha no alterara la acidez normal de los tejidos vaginales. Duchas vaginales con estas características se pueden obtener en diferentes establecimientos.

Recomendaciones generales para el tratamiento de la infección vaginal:

Use ropa interior de algodón, trate de evitar fibras sintéticas. Evitar el coito ya que puede irritar mas las paredes vaginales que ya están con un proceso inflamatorio. Es importante que los dos miembros de la pareja tomen el tratamiento siempre que se presente la infección, de esta manera se evitará también la reinfección de un miembro de la pareja al otro.

Mantenga el área alrededor de la vulva seca, ya que la humedad ayuda al hongo a crecer.

La alimentación adecuada cumple un papel fundamental en el tratamiento. Deberá ser basada en granos, sopas y vegetales. Preferiblemente evitar la carne. Incluya limones y grape fruit en la dieta, así como también jugo de arándanos y yogur con acidófilos.

El tratamiento médico será diferente de acuerdo al microorganismo que esta causando la infección. Ejemplos: Candidiasis se trata con crema de Miconazol al 2% o clotrimazol al 1% con tabletas o supositorios vaginales. De 3 a 7 días dependiendo del tipo de tratamiento. Trichomoniasis y Gardnerella con Metronidazol (flagil). Y otros tratamientos diferentes para cada tipo de microorganismo.

Lo mas prudente antes del tratamiento es visitar a su médico para tener un diagnóstico correcto del tipo de microorganismo que esta produciendo la infección. Estudiar la causa de la infección y corregirla, para evitar recurrencia de la enfermedad.

Más artículos de la Dra. Silvia Jiménez

E.Mail: DrSilviaJ@aol.com