Alimentos Genéticamente Modificados

¿Buenos o Malos?

Las plantas y animales están compuestos de millones de células. Cada célula tiene un núcleo que contiene el DNA (ácido desoxirribonucleico). El gen está compuesto de secuencias de DNA y es el "mapa" de construcción de la célula con características de la herencia y funciones específicas.

En los alimentos genéticamente modificados (también llamados alimentos Frankenstein) se aplica un proceso artificial que altera este "mapa" de construcción, con las características deseadas. Los alimentos genéticamente modificados son diferentes de las plantas "híbridas", resultado del cruce de una o mas variedades de la misma especie de planta. Este proceso toma por lo general varias generaciones de plantas. Por ejemplo el resultado del cruce de las frutas toronja y mandarina que dio una nueva fruta (llamada tangelo en USA). Ahora los investigadores pueden aislar un gen en particular e insertarlo en el DNA (material genético) de la planta y obtener un "Híbrido instantáneo"

La FDA (Administración de Alimentos y Drogas -USA) anota que los alimentos genéticamente modificados no necesitan especificaciones en las etiquetas, porque son parecidos a las plantas híbridas que han sido utilizadas por centurias. Este comunicado ha desatado una gran controversia. El grupo partidario del proceso de modificación genética, asegura que se obtienen muchos beneficios como plantas resistentes a plagas o con características especiales desde el punto de vista nutricional. El grupo opuesto reclama que no se saben todavía las consecuencias de estas modificaciones que no se dan en la madre naturaleza, sino por la manipulación humana del material genético. Este grupo presionó para que hace poco se aprobara la ley que prohíbe a los fabricantes de productos genéticamente modificados, anotar en la etiqueta la palabra "orgánico".

Los alimentos genéticamente modificados fueron introducidos en los estados Unidos en 1994 con una variedad de tomates "Flavr Savr" modificados genéticamente para que maduren despacio después de ser cosechados de la planta madre. En octubre de 1999 la revista "Business Week" publicó un artículo que anota que en los Estados Unidos, el 60% de los alimentos procesados, dulces (confites), siropes, aderezos de ensaladas y chocolate contienen material genéticamente modificado. El mismo proceso es aplicado en algunos cultivos de maíz, frijoles de soya (resistentes a herbicidas), papas que ahora pueden producir una toxina que mata las orugas y otros insectos (eliminado la necesidad del uso de pesticidas), una variedad de papaya resistente a algunos virus, una hormona genéticamente modificada (somatotropina bobina) que aumenta la cantidad de leche que la vaca produce (aprobada por la FDA en USA en 1993) y el "arroz dorado", modificado con un gen de beta caroteno.

Algunos científicos están preocupados por las diferentes combinaciones que pueden existir en el futuro, con componentes de otras plantas o animales que los consumidores no sepan. Como por ejemplo material genético de tomates o maní incorporados a otros cultivos y que los alérgicos a estos alimentos ignoran que los están consumiendo. O plantas que han sido modificadas con marcadores genéticos de resistencia a antibióticos. ¿Que pasa cuando los humanos consumimos estos alimentos? Algunos estudios europeos sugieren que estos alimentos pueden afectar la bacteria normal del intestino y también crear bacterias resistentes a muchos antibióticos.

Otro estudio anotó que ratas alimentadas con papas genéticamente modificadas, presentaron problemas con el crecimiento. El Dr Michael Jacobson (Director del Centro de Ciencias para el Interés Publico-USA) expresó preocupación porque los niveles de toxinas como la solanina (encontradas en las áreas verdes de las papas), que ocurren naturalmente, están elevadas en las papas genéticamente modificadas. Otro ejemplo de consecuencias no anticipadas, es una especie de maíz genéticamente modificado que produce un polen que mata a las mariposas Monarch. El polen natural del maíz no mata a estas mariposas.

Hasta ahora en USA no es mandatorio el anotar en la etiqueta la modificación genética (en Europa es ley). Sin embargo, un gran número de organizaciones están ejerciendo gran presión a congresistas y a la "Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos" (FDA) para que se pase una nueva ley.

Los seres humanos hemos sobrevivido miles de años con lo que nos dio la madre naturaleza. El proceso de modificación de la alimentación se inició con la era industrial y los alimentos procesados, con consecuencias nefastas para la salud. Entramos ahora en una nueva etapa de la tecnología, ¿para mejorar o para empeorar nuestra cadena alimentaria? La controversia continua.

Para más información, http://www.solomujeres.com